Para encontrar las raíces de este vivero tendremos que remontarnos al año 1920 aproximadamente en la cuna de los pueblos de viveristas que es Sabiñán (Zaragoza).

Juan Barra Campillo funda “Viveros Casa Juan Barra”, con la incorporación más tarde de sus hijos Eugenio, Vicente, Antonio y Joaquín.

En el año 1957 Antonio, teniendo mucha visión de futuro puesto que la vega de Sabiñán, bañada por el río Jalón es fértil, pero muy pequeña para los viveros que estaban allí, se traslada a La Bañeza (León), por la proximidad de todo el norte de España, es especial Galicia y Asturias, zonas consumidoras de frutales, donde con ayuda de su padre y hermanos funda “Viveros Antonio Barra Villalba” para denominarse mas tarde “Viveros Barra”.

Han sido muchos años de trabajo, dedicación plena y esfuerzo, mi más profundo agradecimiento a todas las personas que de una forma directa o indirecta han trabajado en este vivero ( en especial a la plantilla actual que día a día intentamos hacer mejor el trabajo), a todos nuestros clientes que han confiado año tras año en nosotros, a mi madre, a mi mujer, a mis hermanas, en especial a Pilar colaborando en el vivero prácticamente desde que nació, y por supuesto a mi padre y a D. Bienvenido Palacín Monreal (encargado de cultivos durante casi 30 años) que fueron los que me enseñaron este maravilloso oficio.

El vivero en la actualidad se dedica al cultivo de frutales con una amplia gama de variedades y planta ornamental para la venta al por mayor.

Somos uno de los viveros pioneros en el mercado europeo del frutal en contaíner desde finales de los años ochenta.

A finales de los noventa se inició la producción del frutal ejemplar en cepellón y contaíner con calibres de 10 a 20.

Se cultiva una extensión de 25 hectáreas en la Vega del Río Órbigo en Requejo de la Vega.

Estamos contribuyendo con nuestro granito de arena a que el campo leonés siga manteniendo puestos de trabajo y seamos conocidos por nuestros frutales de La Bañeza en toda Europa.

Desde los inicios del vivero hasta hoy, los métodos de producción de las plantas han evolucionado mucho para poder ser competitivos, pero con la misma filosofía del primer día: “Producir plantas con calidad respetando la naturaleza”.

Y como dijo Cicerón:

"La agricultura es la profesión propia del sabio, la más adecuada al sencillo y la ocupación más digna para todo hombre libre".

barra-cuadros.png